Un festejo con todas las luces

El 9 de mayo de 1950, en el salón de los Relojes del Quai D´Orsay, el ministro de Relaciones Exteriores de Francia, Robert Shumann, dio el discurso que sentó las bases de la construcción de una Europa unida, cuando hizo referencia a su deseo que el país junto a Alemania comiencen un proyecto de comercialización de carbón.
Pasó el tiempo y se tomó la fecha para celebrar el Día de Europa, es por eso que Paris amaneció con la algarabía propia de un festejo grandioso, con sus monumentos más tradicionales iluminados en tonos azules, con una Torre Eiffel destellante (la foto la muestra desde el Trocadero, al otro lado del Sena), el Arco de Triunfo también engalandao, las embajadas de los países que conforman la Unión Europea tuvieron sus puertas abiertas a la comunidad completa, la Gáre du Nord (estación terminal de trenes más grande de la ciudad, que recibe por ejemplo al Eurostar, el tren que cruza subterráneamente al Canal de la Mancha) fue redecorada, los tickets del Metro (subte) tuvieron impresiones especiales, las escuelas recibieron material especial para las clases de hoy, mientras un coro de jóvenes de todo el continente entonó el himno luego que el cuestionado funcionario galo, Dominique de Villepin, dijera palabras alusivas a la jornada.
Desde Estonia llegaron las noticias de aprobación de la Constitución Europea, a pesar que la mayoría de los habitantes contienteales la rechazara en anteriores votaciones populares.
A pesar de las diferencias de criterios, Europa se muestra consistente, con una moneda única y criterios compartidos que intentan generarun "contagio" en otros bloques mundiales, algo que no le vendría mal a nuestro Mercosur.

Comentarios

Fading ha dicho que…
Delicioso comentario, la política parece un asunto amable, cuando en realidad es siempre odiosa...